viernes, 8 de junio de 2007

Antoine de Saint-Exupéry: EL PRINCIPITO

Lo esencial es invisible a los ojos.

Si uno se deja domesticar, corre el riesgo de llorar un poco.

1 comentario:

Pau dijo...

Es hermoso, triste y una cosa es curiosa: el archivo (ya se perdió eso de 'el cuaderno', 'el bloc', y es que la ciencia avanza una barbaridad) donde guardo las ideas que espero retomar en pocos meses se llama 'Recortes y Retales'. Quizás debería ampliarlo con esa bella palabra: retazos.
Un beso, ciudadanos no-domesticados.